Nikki O’Neill deslumbra con ‘World is Waiting’

La portentosa guitarrista de Chicago vive los mejores momentos con su nuevo disco, como escritora y como profesora de R’n’R.

Nikki O’Neill se siente orgullosa del artículo de ocho páginas sobre Teenie Hodges que ha escrito en el número de agosto 2021 de la revista Guitar Player: «Teenie tocó en los álbumes clásicos de Al Green y Ann Peebles, y también coescribió ‘Love and Happiness’, ‘Take Me to the River’ y muchas más de las canciones clásicas de Green. Siempre ha sido uno de mis héroes de la guitarra, así que esto significa mucho para mí.»

Además, Nikki imparte actualmente clases de guitarra en The Old Town School of Folk Music de Chicago, lo que demuestra su excelencia como instrumentista y sus conocimientos sobre todos los géneros de la música norteamericana. También ha lanzando un canal de lecciones de guitarra en TrueFire.com llamado Twang, Soul & Rock ‘n’ Roll.

En cuanto a su faceta como artista y compositora, el último disco de Nikki O’Neill se publicó durante la pandemia mundial y su lanzamiento se vio afectado por ello, aún recibiendo críticas entusiastas, por lo que es buen momento para redescubrirlo y paladearlo. ‘World is Waiting’ (Blackbird, 2020) es un hermoso muestrario de Rhythm & Blues, Gospel, Americana y Blues entretejidos por una banda inspirada y llena de matices. Nikki lidera el cotarro con una forma de escribir canciones que American Songwriter describe como «una mezcla sólida de blues, soul, agallas y descaro».

La diversidad musical de O’Neill es resultado de su educación ya que nació en Los Ángeles pero se mudó a Suecia cuando su madre polaca se volvió a casar y creció en un hogar trilingüe en Estocolmo. “Nadie en mi familia tocaba instrumentos”, dice. «Pero en casa sonaban discos de cabaret y pop polaco, de Al Green, Santana y canciones de los años 30 a 60″.

‘World is Waiting’ se abre a lo grande con el soul acelerado de ‘That’s How You Lose Her’ y se va deslizando hasta el territorio blues de slide guitar en ‘A Man for All Seasons’ para hacer una parada reflexiva con ‘A Place at the Table’, una emotiva canción gospel escrita poco después del fallecimiento de Aretha Franklin. La canción que da título al disco tiene un oscuro ritmo funk y, líricamente, es una respuesta a la canción principal de su debut en solitario de 2017, ‘Love Will Lead You Home’, con sus comentarios sobre el auge de los movimientos racistas y nacionalistas. O’Neill toca la guitarra solista con su Telecaster favorita. “No quería un tono de guitarra demasiado musculoso o sobrecargado”, explica. «Quería que transmitiera vulnerabilidad y humanidad».

Con ‘All I Wanna Be is Yours’ hay un cambio de escenario más ligero, más acústico y con sabor americano. O’Neill suele componer la música mientras que Paul Menser se encarga de la letra, pero esta vez quiso contribuir con algunas de sus letras y su punto de vista al álbum. En ‘You’re the Only One Who Gets Me’ la banda establece un suave ritmo de Americana mientras interpreta a una muchacha introvertida que encuentra a su alma gemela en una fiesta. El tema de cierre es el crudo y básico ‘Take Back What I Said’, que O’Neill grabó un domingo por la tarde en Royal Studios de Memphis tras visitar la iglesia de Al Green y dar un paseo con el organista de Green. Aquí, la instrumentación se ha reducido a la guitarra acústica de O’Neill, dejando intactas las imperfecciones. El ingeniero de sonido Boo Mitchell insistió en ello, y explicó cómo su padre -el legendario productor de Memphis Willie Mitchell– solía descartar las interpretaciones perfectas y sin vida.

El debut de Nikki O’Neill, ‘Love Will Lead You Home’, obtuvo una buena acogida en el circuito internacional de blues y propició dos años de actuaciones en su ciudad natal de Los Angeles, incluyendo un espectáculo con los artistas de Stax, Southern Avenue. Su banda, el guitarrista Joshua Pessar, el bajista Rob Fresco y el batería Rich Lackowski, habían desarrollado una química notable. De modo que las canciones de ‘World is Waiting’ se han grabado en vivo, la mayoría en Hayloft Studios en Los Ángeles, con Joshua “Cartier” Cutsinger diseñando las sesiones y coproduciendo el álbum junto con O’Neill. ‘That’s How You Lose Her’ se grabó en Bonfire Studios en Los Ángeles, con Stephen Fahlsing, mientras que ‘Take Back What I Said’ se grabó en Royal Studios en Memphis con Boo Mitchell como ingeniero. www.nikkioneill.com

[bandcamp width=400 height=675 album=1474061552 size=large bgcol=333333 linkcol=e99708]